2013

“Finanzas sanas en un Sistema de Franquicias”

Por: Adriana Margarita Vázquez
Correo Electrónico: margarita@feherandfeher.com

La decisión de invertir en un negocio puede ser complicada y en una franquicia no es la excepción.

En la mayoría de los casos, la firma de un contrato de Franquicia se logra después de que ambas partes (Franquiciante y Franquiciatario) empataron sus expectativas, pero aunque el contrato sea ideal, el Franquiciante no puede garantizar el éxito a su nuevo Franquiciatario. La inversión en una franquicia reduce el riesgo al fracaso, porque es un negocio probado, una marca con prestigio y porque cuenta con el respaldo y la experiencia del Franquiciante. Por ello es imperante aprender a conservar su salud financiera.

A continuación se presentan algunas recomendaciones básicas para obtener y conservar la salud financiera de su Franquicia:

1. Llevar un registro contable de la operación del negocio, no sólo por obligación fiscal, ya que la información financiera representa una herramienta sumamente útil para la toma de decisiones en todo momento (a corto, mediano y largo plazo), para conocer el crecimiento de las ventas, evaluar si se cuenta con el flujo de efectivo suficiente, contratar una persona adicional; solicitar un crédito; detectar fraudes, etc.

2. Llevar el control y la administración del capital de trabajo. Esta práctica ayuda a enfrentar imprevistos y a optimizar la cantidad de efectivo que requiere su negocio mes con mes. Con el flujo de efectivo excedente se puede buscar un rendimiento adicional y así incrementar el patrimonio.

3. Identificar y eliminar aquellos gastos que no son indispensables en la operación de la franquicia. Éste es un principio básico tanto para mantener la salud financiera, como para incrementar la rentabilidad del negocio. Los gastos innecesarios provocan un decremento en las utilidades y aumentan el periodo de recuperación de la inversión calculado.

4. Mantener abierta la comunicación entre Franquiciante y Franquiciatario, esto respaldará a la franquicia en cualquier momento. Algunas marcas ofrecen esquemas de crecimiento para los franquiciatarios (empezar con un negocio de baja inversión y más adelante fortalecerlo hasta ser uno de mayor tamaño y potencial de ventas); crédito en la proveeduría o insumos; periodo de gracia en el pago de regalías y cuotas de publicidad institucional en los primeros meses de operación. Canalizar las buenas ideas al Corporativo (tanto las propias como las del equipo de trabajo) para incrementar las ventas, ya sean promociones, nuevos productos o servicios. Muchos productos y acciones exitosos han surgido de compartir iniciativas y propuestas con el Franquiciante, por ejemplo, la
“Cajita Feliz” de Mc Donald´s, fue idea de una Franquiciataria de la marca.

Las cuatro recomendaciones mencionadas se derivan en muchas acciones concretas, de las cuales sólo ha sido posible brindar algunos ejemplos generales. Acércate a Feher & Feher, nosotros podemos identificar las mejores estrategias para conservar la salud financiera de su negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.