2021work

Grammys con moraleja

Por: Ferenz Feher, CEO Feher Consulting

Feher Consulting, Marzo 2021

Necesitamos elegir la diferencia y saber elegirla implica ser conscientes del poder que tenemos.

¿Cómo se puede ganar dos Grammys y ser presidente? Todo se puede y en esta pandemia hay ejemplos muy buenos. El gran secreto está en salir de una caja cada vez más estrecha y claro… tener las ganas de hacerlo.

“La diferencia entre ser lo que hacemos y somos capaces de hacer, resolverían la mayoría de los problemas del mundo”.

Mahatma Gandhi.…

Una de las figuras clave en la historia moderna de Estados Unidos es, sin duda, el ex presidente Barack Obama. No sólo era el primer afroamericano en gobernar una potencia como Estados Unidos. Sus acciones y el crecimiento de las actividades en Internet, sobre todo el boom de las redes sociales, ayudaron a que su popularidad llegara a niveles impresionantes.

Ya sea tocando el saxofón, o haciendo bromas en la Casa Blanca, el mandato de Obama está calificado como “Notable”, según un artículo de la BBC; en donde midieron sus principales resultados con una escala (Sobresaliente, Notable, Regular o Reprobado). En total, se obtuvieron los siguientes:

Para los estadounidenses y en sí, para miles de ciudadanos en el mundo, Barack Obama creó la imagen del político ideal; quien funge como ejemplo, ése que te habla en un discurso y aparece en comerciales de televisión. El que corre en las mañanas delante del entonces vicepresidente, Joe Biden, y le hacía una que otra broma. Esa humanización del personaje que, aunque no fue perfecto, es recordado por la simpatía que causó.

Tal fue el efecto OBAMA, que incluso le hizo ganar dos Grammys por el mejor álbum de voz hablado en 2006, cuando apenas era un candidato y dos años después, cuando había asumido el primero de sus dos mandatos.

La diferencia entonces radica, además de hacer lo que nadie hace, en seguir y analizar algunas de estas cuestiones:

  • Ver a tu competencia. ¿Ofreces los mismos productos o servicios? ¿Qué pasaría si creas un diferenciador único, como en el servicio post venta? Además, analiza el tipo de historia que está vendiendo.
  • Habla de ti. No tiene por qué ser malo hablar de uno mismo y de los obstáculos que ha pasado. Ser diferente viene desde la cuna. Grítalo a los cuatro vientos.
  • Mejora la percepción que el cliente tiene. Entrega a tus consumidores el mismo producto o servicio, pero mejor. Con detalles y calidez humana.
  • Potencia tu marca y crea lealtad. Invita a tus clientes a seguir contigo con programas de lealtad, precios preferentes, regalos o simplemente, con una carta en donde agradeces de corazón todo lo que han hecho para comprar tu marca.
  • Encuentra cuál es tu método o solución única y hazlo saber a tus prospectos. Toma nota de todo lo que has aprendido y plásmalo en tu metodología.

Sin duda, Obama es un político que ha marcado la diferencia. Sus objetivos siempre han sido hacer diferentes las cosas y sobresalir es el resultado inmediato. Aunque en México la sociedad, y en sí el país entero, está pasando por un lado complicado, es vital reconocer la importancia de trabajar en conjunto: gobierno, políticos, empresas, empresarios y población en general. Tenemos que conciliar objetivos y expectativas. Sólo así podremos trabajar hombro con hombro para un mejor país. Necesitamos elegir la diferencia y saber elegirla implica ser conscientes del poder que tenemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.