2015EmprendimientoFeher 2015Feher en MediosFranquicias Maestras InternaciónalesIncubación y Aceleración de ProyectosLo + RecienteNegocios y Franquicias

Emprender, franquiciar mi negocio y alcanzar el éxito, es el expertiz de Ferenz Feher

ferenz-feher-300x205Ferenz es un arquitecto empresarial, catedrático, articulista y conferencista, experto en Franquicias, Director General de Feher & Feher, Consultoría en Negocios y Franquicias, ha ocupado diversos cargos internacionales en materia de Franquicias como Representante de México ante el World Franchise Council, Secretario General de la Federación Iberoamericana de Franquicias y Ex Presidente del International Franchise Consultants Network.

En México, fue Presidente de la Asociación Mexicana de Franquicias, en donde participa como consejero vitalicio. Galardonado con el Premio Nacional de la Franquicia Juan Huerdo. Autor de los libros “Franquicias a la Mexicana”, “Franquicias = Éxito, Motivos y Razones” y es Co autor de “Las Franquicias: Un Efecto de la Globalización”. Galardonado en marzo de 2011 con el Premio al Mejor Artículo de Opinión de la Revista especializada en Responsabilidad Social Empresarial GANAR GANAR, por su participación con el tema “Franquicias Sociales para México”.

A partir de julio de 2013, Ferenz Feher participa como líder en la recertificación para la Incubadora de Negocios de Alto Impacto y la Aceleradora de Empresas de Feher & Feher, consiguiendo ambos certificados, los cuales son avalados por el Instituto Nacional del Emprendedor y la Secretaría de Economía de México. En noviembre de 2013 lanzó su cuarto libro, titulado “Franquicias con Impacto Social”; en co-autoría con expertos en temas sociales, jurídicos y de responsabilidad social.

A Ferenz le anteceden 25 años de experiencia en el desarrollo de franquicias y casi un lustro de asesorar a emprendedores, y concedió una entrevista a Reportaje De en la que nos brindó una serie de consejos y respuestas a preguntas que todo pequeño empresario, que desea crecer, se formula constantemente.

¿Cómo sé si mi negocio está listo para ser una franquicia?

Hay varias respuestas a esta pregunta, la primera es cuando los clientes se te acercan y te empiezan a pedir una sucursal, unidad o franquicia para llevársela a su ciudad o departamento porque piensan que es exitoso, te dicen: “me gusta y quiero llevarlo a cabo en mi ciudad”; de igual forma, viene de lo interno de la misma organización cuando se decide que es importante crecer y expandirse, pero toma fuerza cuando el resto de la empresa se casa con la idea.

Entonces, ¿cuáles son los elementos clave para darme cuenta si puedo hacer que mi empresa evolucione a una franquicia?

Para franquiciar un negocio hay varios elementos, primero se tiene que tener un negocio probado, las franquicias no son negocio de la imaginación, sino que es la réplica de un negocio existente y exitoso, tantas veces como el mercado nos lo acepte; por ejemplo, en Estados Unidos existe una práctica que se llama la 2 a 3 ó 3 a 2, que significa tener dos unidades propias por tres años, o bien, tres unidades por dos años, considero que ese es otro elemento que nos puede servir de patrón para determinar si nos podemos expandir o no. Tercero, tener un mercado potencial que adquiera los productos o los servicios que estamos comercializando, porque muchas veces podemos estar muy contentos con esos productos o servicios, pero al mercado no necesariamente le gustan; luego que no sea un producto o servicio únicamente de moda, sino que tenga constancia a lo largo del tiempo y si se va trabajar con perecederos también es de tener mucho cuidado.

Además de esos elementos, ¿cómo sé si mi negocio llena los requisitos para convertirse en una franquicia?

Bueno, existimos despachos especializados que tenemos una metodología para determinar la “franquiciabilidad”  de los negocios, y la “franquiciabilidad” de los negocios va de la mano con los elementos y las características que mencionaba anteriormente, específicamente: tener un mercado potencial, tener “X” tiempo en el mercado, tener “X” número de sucursales, tener un producto o negocio repetible, un negocio transmisible, un negocio que se pueda operar a larga distancia, un negocio que se pueda transmitir a través de manuales de operaciones, un negocio que pueda trascender a las fronteras y cuando cumple esos elementos entonces es factible la parte de “franquiciabilidad”.

Como parte de Feher & Feher ha asesorado a grandes y conocidas marcas, ¿podría mencionarnos alguna?

Asesoré a Quiznos en México, Quiznos es una franquicia maestra estadounidense que llegó al mercado mexicano y en el que ayudamos a los inversionistas mexicanos a traer el concepto para subfranquiciarlo y expandirlo en otras áreas.

Más allá de esto, ¿qué historias de éxito nos podría contar?

Me llama la atención la historia de Fred DeLuca, quien es el dueño de Subway, una persona sumamente sencilla y a la que conozco bien, y quien posee al día de hoy más de 41 mil puntos de venta en todo el planeta. Cuando Fred estaba estudiando, se le ocurre poner un negocio de sándwiches afuera de la universidad y no tenía el capital para hacerlo, acude a su padre y este le dice que no tiene el dinero, pero luego un amigo cercano a su familia, a quien le presentó la idea le dijo: “no te presto el dinero, mejor me asocio contigo”. Pero lo interesante de esta anécdota no es eso, sino que es que cuando abren la primera tienda les va muy mal, y entonces, lo natural para cualquier empresario o emprendedor es que si te va mal cierras y te dedicas a otra cosa, a diferencia de esto lo que Fred DeLuca hizo fue abrir una segunda unidad, y entonces cuando le preguntaban que por qué razón abría una segunda tienda él decía que lo hacía por dos razones, la primera, porque mercadológicamente las personas iban a pensar que le estaba yendo muy bien y la segunda es porque tenía la convicción de que el concepto era bueno y que lo que no era bueno era la ubicación. Y es de aquí que nace la idea de poder probar los conceptos en dos o tres puntos, y esta idea como la Quiznos, son ideas que nacen de personas de carne y hueso como nosotros, de emprendedores que inician con un sueño y que no van a detenerse hasta cumplirlo.

¿Considera que es difícil hacer crecer determinado negocio? ¿es difícil llegar a convertirse en una franquicia?

Yo lo que te diría es que la palabra difícil es relativa, porque lo que es difícil para uno no necesariamente lo es para el otro, lo que sí creo es que hay una metodología que hay que seguir y hay dos opciones: irte por una carretera libre o una con peaje, si tú tomas la carretera libre debes construir el modelo por ti mismo sin la ayuda de nadie y esto trae una serie de obstáculos que tú mismo debes superar, y la otra opción, irse por la carretera con peaje, en donde el camino es mucho más claro, pero a diferencia debes pagar, y yo asemejo esto con la asesoría porque tras una asesoría, la curva de aprendizaje para llegar al destino, que es franquiciar el negocio, va a ser menor.

Usted ha asesorado a 750 franquicias, ¿cuáles han sido los casos más emblemáticos?

Por ejemplo: el caso de una familia que se dedica a vender tacos de cochinita pibil adentro de un mercado, son muy exitosos haciéndolo, y deciden entrar a un esquema de franquicias y al cabo de algunos meses están en los principales centros comerciales del país, específicamente dentro de los food courts. Entonces, cómo una familia puede migrar de un mercado a una comunidad formal para estar dentro de los centros comerciales pegados a las grandes marcas, para mí eso es sumamente loable, esos casos en los que aparentemente no se tenían los elementos para crecer y ahora se están expandiendo de una manera impresionante.

¿Qué otro caso mencionaría?

Otro caso que me llama mucho la atención es el de Iván Jiménez Palavicini, un amigo dulcero, quién empezó su carrera muy joven, sin estudios, proveniente de una familia sin muchos recursos económicos en la cual el padre los había abandonado, y para apoyar a su familia él tuvo que mentir acerca de su edad para poder emplearse y empieza a manejar un camión para una compañía refresquera. A raíz de sus viajes a pueblos pequeños, él se da cuenta que hay un mercado interesante y lo que hace es que convierte una camioneta en una dulcería móvil en donde iba a las localidades prácticamente inaccesibles a colocar su producto, esta es una historia de hace 30 años o un poco más. Iván al día de hoy tiene más de 50 dulcerías pero la anécdota que más me gusta contar es que el señor tiene dulcerías en los Estados Unidos en donde ya exportó una franquicia mexicana. Entonces tenemos la historia de un mexicano que no tiene estudios, que no tiene carrera y que ahora con más de 50 dulcerías lleva sonrisas a los niños y a las familias tanto de México como de los Estados Unidos.

¿A qué tipo de compañías han asesorado?

Hemos trabajado con compañías cementeras, con bancos, con la misma administración tributaria de México, en fin, hemos trabajado con más de 76 giros de empresa distintos, en donde el común denominador es el emprendimiento, el querer lograr los sueños de crecimiento y trascender fronteras.

¿Qué recomendación daría al propietario de un pequeño negocio para convertirlo en un gran negocio?

Si lo tuviera que resumir a una sola palabra yo hablaría de actitud, esto porque la actitud es una manera de soñar, es una manera de pensar, es una forma de ser, es una forma de vida, es no levantarte cada mañana de la cama y esperar resultados distintos si siempre vas a hacer lo mismo, el no tener miedo al fracaso, es poder ver al fracaso como parte del proceso de aprendizaje. Actitud es: que no por fuerza al dueño de los negocios fue a quien se le ocurrió la idea, sino que es quien realmente la lleva a cabo.

Sin embargo hay muchas personas que se excusan en pretextos…

Hay muchos que pensamos e ideamos muchas cosas pero no las hacemos, y pretextos hay una infinidad, pretextos que van desde los más típicos: como no tengo el dinero para hacerlo, y podrías decirme que eso no es un pretexto sino que una condición o una realidad, pero lo cierto es que allá afuera hay mucha plata y lo que falta es creatividad para conseguir esa plata, desde fondos de inversión, desde la banca, desde particulares, desde la unión de dos amigos. Alguien me dijo alguna vez, cuando empezaba en este tema, que el tiempo se estaba acortando y que la única forma de salir adelante era durmiendo menos y trabajando más, pero eso también es parte de la actitud, yo te diría que si amas lo que haces no trabajas.

Y ¿qué hacer si surgen dificultades u obstáculos?

Nos vamos a caer del caballo, lo importante no es levantarse, sino en cuanto tiempo te vas a levantar del caballo, que tan rápido vas a estar nuevamente listo para lo que sigue. En la charla que dí acá en Guatemala, hablábamos de la metáfora de que si vas en un camino y te encuentras una roca frente a ti, haciendo referencia a los obstáculos que se te van presentando en la vida, hay personas que pueden pasar días, semanas, meses, años o nunca cruzar porque ven una roca tan grande que no cruzan, pero hay quienes la ven y ven que hay un problema pero giran a la derecha, a la izquierda o la escalan o la escarban, pero tienen que pasar, no es cuestión de tener o no obstáculos, esos siempre van a existir, el tema es qué tan rápido vas a pensar fuera de la caja para salir de esos obstáculos y no cerrarte puertas.

¿Cómo aconsejaría a quienes efectivamente se detienen ante esas adversidades?

Una frase que me gusta mucho es: cuando se cierra una puerta se abre una ventana, entonces si se te cerró la primera puerta, busca una ventana abierta, lo importante es no quedarse ahí. Hay que recordar que nadie va a hacer por ti lo que tú no hagas por ti mismo,  absolutamente nadie, y para mí esto se resume en una palabra: actitud.

Si tuviera que hacer una comparación entre la creatividad, forma de emprender, condiciones, etcétera entre México y Guatemala, ¿qué resaltaría?

A diferencia de lo que muchos piensan, mi punto de vista es que somos muy similares. Las culturas, la idiosincrasia, la forma de ser, los gobiernos y los empresarios somos muy similares, yo pienso que el tema de emprendimiento lo traemos, yo cada vez vengo con más frecuencia a Guatemala y veo ideas extraordinarias.

No obstante lo anterior, usted no sólo asesora franquicias, también aborda otros temas relacionados, ¿cuáles son estos temas?

De 3 a 4 años para acá hemos insistido también en un tema de emprendimiento, en donde somos una de las mejores 10 incubadoras de negocios de México, en donde los emprendedores reciben recursos federales a través de nuestra consultoría. De igual forma, he escrito 4 libros y en poco tiempo lanzaré mi quinto libro, los cuatro anteriores fueron sobre franquicias pero este quinto es sobre emprendimiento, se llama: como ser un emprendedor sin tanto rollo, en este hablamos del Decálogo del emprendedor y de cómo salir adelante. De tal forma que también asesoramos en temas de emprendimiento, temas de aceleración, temas de mejoras y de consultoría en general al interior de diferentes empresas. No únicamente ayudamos empresas que se quieran franquiciar sino que también ayudamos con el sueño de crecimiento bajo otros modelos a diferentes empresas.

¿Por qué es importante asesorarse antes de emprender, o bien, antes de querer crecer como franquicia?

La importancia radica en que conocemos el camino y, como lo hemos recorrido con más de 750 empresas, la experiencia que vas adquiriendo a lo largo de esto te va ayudando para poder entender a diferentes mercados, diferentes idiosincrasias, diferentes productos y ciertas cosas que uno está aparentemente descubriendo y que han sido descubiertas antes por alguien más en otro lugar y se pueden aplicar en el modelo de negocio de alguien más y por lo tanto la curva de aprendizaje va a ser menor. A la larga nuestra tesis es que lo barato sale caro, y tú puedes hacerlo aparentemente más barato haciéndolo solo pero no vas a llegar a donde quieres llegar en la velocidad en la que puedes llegar y sin tantos tropiezos como los que tendrías si lo haces por ti mismo.

¿Se considera un gurú o un experto en tema de emprendimiento y franquicias?

La palabra gurú espanta, lo que sí soy es una persona que sin juzgar valora cada uno de los desarrollos y los hacemos nuestros, de tal manera que los fracasos nos duelen, los éxitos los celebramos y nos consideramos personas sencillas que nos metemos a los desarrollos y esto nos da la posibilidad de tener un panorama y una fotografía amplia, más allá de gurús, somos personas que seguimos aprendiendo día a día de las historias porque no todo está escrito, pero somos personas que nos gusta poner en práctica lo que aprendemos. Finalmente, gurús hay uno allá arriba y nada más.

Qué mensaje le gustaría trasladar a los guatemaltecos que se desenvuelven en el ámbito del emprendimiento, de las franquicias, etcétera…

Yo lo que diría es que la sociedad guatemalteca es una sociedad muy propositiva con muchas ganas y probablemente con un rezago cultural en materia de franquicias, pero esto se ha venido resolviendo con el tiempo y cada vez más, la palabra franquicia está en la mente de los empresarios, que si bien no es la única forma es una forma interesante para poder llegar a analizar, existe consultoría seria de calidad en Guatemala y yo lo que diría es que hay mucho talento aquí, muchos negocios y que sería egoísta y un pecado mantenerlos en Guatemala, pienso que hay que profesionalizarlos, institucionalizarlos y apoyarlos para llevar muy en alto el nombre de Guatemala al resto del mundo.

Fuente: Reportaje De.

Feher & Feher

Cumplimos tus sueños…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.